Tuesday, December 9, 2008

De la apatía a la monografía

Últimamente me encuentro algo apático. No quiero trabajar, me paso todo el día pensando en la inmortalidad del vuelo de la araña, en como las cosas hubieran sido si nada hubiera cambiado.

Por un lado puedo decir que he cambiado, que ya no soy el mismo de ayer, que, de cierta forma he "madurado"; por el otro, sigo siendo el mismo saco de nervios que soy cuando siento que las cosas no salen como lo había planeado.

Ruptura amorosa, desilusión, desplante.

Pregunta: ¿Qué sucede? ¿Es posible ser amigo de alguien que te des-ilusionó? No lo sé, y es lo que trato de averiguar. Si bien es cierto que la he extrañado, también es cierto que no, que prefiero no verla, no hablarle, pretender que nunca pasó nada y que somos un par de entes extraños que discurren (de vez en cuando) en el mismo tiempo y espacio llamado "pabellón Z". Prefiero no verla para no ilusionarme con el hecho de verla, es decir, con el hecho de que puede existir cierta cordialidad entre nosotros, ciertas mascarillas que podemos ponernos y fingir un falso interés por el otro: -hola ¿como estas? - bien, ¿y tu?

Sabía que tarde o temprano iba a tener que salir del bosque, sólo que a veces preferiría no salir, fase depresiva dentro de la semana en donde, de alguna forma, puedo presentir lo que se viene, pero por otro lado, un sentimiento de auto conservación me dice que no pasa nada, que es sólo un poco de viento en contra.



Sigo preguntando: ¿Es mi mala suerte con las mujeres? o ¿Soy yo el que no sabe lo que quiere? Y es, tal vez, ese huracán llamado "deseo" el que, al fin de cuentas, termina espantando a las mujeres que me interesan. Trastorno de personalidad múltiple o capacidad para actuar diferente con diferentes personas: si hay una chica que me gusta, inconscientemente me empeño en parecer un idiota y al mismo tiempo en un galán interesante, un filósofo urbano, un erudito callejero que aprendió de sus caídas y sus triunfos. ¿Cómo explicar la inestabilidad de un corazón "voluble"? ¿Cómo encontrarle una razón al más grande, y complicado, sentimiento que existe? ¿Cómo entender que, aunque me duela como mierda, soy un inmaduro? ¿Cómo hacer que vuelvan las horas contigo, los días, las noches, los momentos que marcaron mi vida? ¿Cómo entender que la vida continúa y que, a pesar de TODO, sigo ufanado en el dolor de ayer? ¿Cómo perdonar a alguien, si yo no me perdono a mi mismo, el haber salido a buscar la esperanza perdida y sólo haber hallado una herida enterrada en mi historia? ¿Cómo? ¿Cómo...?

...


Puedo decir que alguna vez fui feliz, sí es cierto, varias veces estuve muy contento con mi "novia", pero puedo decir que sólo una vez estuve seguro, seguro de que no me iba a hacer daño, seguro de la tormenta, a salvo del frío... y a pesar de eso, salí a que me diera hipotermia y morir congelado, es curioso como la indecisión puede ser algo muy tormentoso.

Estoy pensando en ella, no puedo sacarla de mi mente, juntos fuimos una estrella, pero todo termino tontamente, brillamos muy fuerte y luego fuimos desapareciendo, mientras caíamos y nos desintegrábamos al entrar en la atmósfera, hasta que, finalmente, nos vaporizamos en menos de un segundo y sólo quedó el recuerdo de una estrella fugaz que brilló y luego desapareció.

A todo esto, hay algo que todavía no he hecho; he visto estrellas fugaces y no he pedido deseos, luché contra gigantes, que eran molinos de viento.

1 comment:

Miss Alexandria said...

Cruzar el puente para salir el bosque y dejar todo lo que es familiar para ti es probablemente lo más difícil que existe...al menos para mí, una inexperta.

Pero la foto de Link con Saria, el adiós, me pareció perfecto para expresar lo que (al menos creo) querías expresar.

Cuídate Rafón! xo